Ser o no Ser responsables en tiempo de crisis

La desaceleración de la economía mundial y la gran crisis financiera son asuntos que preocupan a todos. Para los interesados en la responsabilidad social, y en general, en la actuación empresarial en el campo de lo social, la pregunta de moda es: ¿Cómo afectará la crisis a los programas de responsabilidad social empresarial?; ¿se mantendrán?; ¿se desvanecerán?
Para Josep M. Lozano, la respuesta a la pregunta, ¿cómo afecta la crisis económica a la RSE?, es otra pregunta, ¿qué relación hay entre RSE y modelo de competitividad?
La forma en que se proponen las preguntas que indagan la relación entre la crisis y la RSE me sugieren varios pensamientos: ¿Cómo se está entendiendo la RSE y su puesta en marcha?, Acaso únicamente como la suma de programas de inversión social y de filantropía?. Acaso  como acciones que están por fuera del quehacer diario de la empresa?. Acaso la RSE no es un enfoque de gestión en sí mismo?
En lo que a mí respecta, creo que si la RSE hace parte “del ADN de la empresa”, como sugiere el Vicepresidente de Colombia, Francisco Santos,  es posible sugerir que una empresa, aún en tiempos de crisis, puede tener una gestión socialmente responsable.  Pensemos en programas de responsabilidad social que tengan las empresas. ¿Acaso con la crisis económica las empresas se verán obligadas a volver a utilizar prácticas discrimintarias en sus procesos de selección de sus empleados?, o ¿Romperán los canales de comunicación con sus grupos de interés?, ¿O dejarán de tener el enfoque de puertas abiertas y transparencia en sus operaciones?
Es evidente que ante la falta de liquidez varios programas que financia la empresa en el contexto de su responsabilidad social, tales como campañas de higiene oral con la comunidad de su área de influencia,  o las becas que ofrece para los estudios de los hijos de sus trabajadores, entre muchos otros, verán reducidos sus fondos. Sin embargo, ¿esto equivale a decir que la responsabilidad social empresarial dejará de hacer parte de la organización?
Quizá valga la pena reflexionar sobre lo que implica tener “en la vida real” un enfoque de responsabilidad social en los procesos empresariales. Tal vez si somos los suficientemente creativos, y nos hacemos las preguntas correctas, veremos en esta crisis una oportunidad para dar un paso adelante en la forma como la empresa se relaciona con sus grupos de interés, y quizá podríamos redimensionar lo que significa actuar de forma socialmente responsable.

Comments

comments

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *