Por qué la felicidad salvará tu negocio

  1. La Felicidad en la Empresa, es posible

La Felicidad en la Empresa, es posibleHay quienes confunden felicidad empresarial con tener: tener más empleados, más negocios, más dinero, más influencia, más poder. Tener los autos más caros, las casas más grandes y las empresas más rentables.

Sin embargo, cuando los negocios se caen, el dinero disminuye, es imperativo achicarse y despedir empleados, el auto se rompe, la casa es hermosa pero en ella no hay nadie esperando… ¿Dónde se va la felicidad?

La felicidad empresarial es ni más ni menos que la felicidad de un grupo de personas, un entretejido de formas de ser y actuar. Olvidar a las personas es olvidarse del activo más importante de cualquier organización: la humanidad.

La felicidad que se ancla en lo material es tan impermanente como las cosas en sí. El ciclo natural de la vida tendría que poder decirnos algo… tendríamos que saber observar que el árbol, cuando llega el otoño, pierde sus hojas sin importar lo que quiere o lo que luche para no perderlas. Por qué podríamos nosotros conservar las cosas eternamente, si es que no dependen en absoluto de nuestros deseos?

Piénsalo de nuevo ¿Qué es la felicidad?

Mirar de nuevo

La verdadera felicidad surge de nuestra manera de relacionarnos con las cosas y las personas, con una actitud de agradecimiento y respeto por la naturalezas y la humanidad del otro. Cuando pienses que debes poner tu vida en pausa para poder ascender en el negocio, conseguir más cuentas o tener más dinero… recuerda la fábula del pescador y el empresario (no la conoces? aquí te la cuenta y evalúa los verdaderos costos-beneficios de la ecuación.

La felicidad es real cuando se comparte.

Un cambio en la forma de ver aquello que nos rodea redunda en un cambio de actitud. Cuando cambiamos la forma de relacionarnos con las personas, cuando comprendemos su verdadero valor, cambia nuestra realidad. Así de simple.

¿Desde dónde me conecto con el otro? Desde la crítica,  la demanda, el enojo? O desde el acompañamiento, el agradecimiento y la alegría? Conectarnos desde y con lo luminoso de los otros es una forma natural de incrementar la felicidad personal dentro de la empresa. Porque en definitiva, uno obtiene lo que da: ni más, ni menos.

Dentro del plan de negocio de una empresa debería figurar el capital de felicidad, el bienestar emocional de sus actores; su relación con la comunidad desde una perspectiva más humana integrando la RSE a la vida institucional, no como una gerencia, sino como un estilo de gestión. Un estilo de gestión que le hace bien a todos.

Dar para recibir

Curiosamente quienes ponen en primer lugar a las personas son los más felices, los que crecen sostenidamente y permanecen en el tiempo. No tienen miedo de reinventarse, son los primeros en innovar y generan gran rentabilidad.  Aquellos que tienden a cosificar a utilizar a todos como un fin para adquirir poder… terminan solos, repudiados, envenenados por sus propias acciones negativas.

Salir a la perisferia del negocio, recorrer la comunidad con intención al bien, observar sus necesidades y poner en juego un plan de acción para colaborar en su bienestar desde nuestra experiencia es una forma positiva de crecer, de extender nuestra empresa, salir del ombligo de demandas, recriminaciones, deseos, perfeccionismos desmedidos y comenzar a transitar los caminos de la felicidad.

Las 3 actitudes que salvarán tu negocio

Conectar con el otro desde tu aspecto luminoso: El otro no es un enemigo, alguien de quien esperar algo o un fin para alcanzar un medio. Los clientes, los stakeholder, los empleados y los directivos son personas y como tales merecen nuestro respeto y ayuda desde nuestra expertise. Cuando uno pone en primer lugar la humanidad recibe más de lo que espera. Orientar el negocio como un servicio es una garantía de crecimiento… siempre y cuando esa actitud sea auténtica. La autenticidad es magnética!

Pro actividad al bien: todo lo que das, vuelve. Recuerdalo! Más bien das, más bien recibirás. Puede que al principio creas que estás recibiendo -cuando priorizas tus deseos por sobre lo demás- pero, confia en esto, todo eso que recibas pronto te será arrebatado.

Conciencia social y responsabilidad compartida: hacernos cargo de nuestra parte. Como organizaciones, como personas tenemos un rol importante dentro del mundo. Quizás aún no lo hayamos descubierto, quizas creamos que eso no es para nosotros. Pero creeme, tu tienes algo que todos están esperando.

¿Por qué la felicidad salvará a tu negocio? Porque te salvará a tí, te dará confianza y propósito. Con confianza y propósito no hay nada que no puedas alcanzar.

Les compartimos la charla que Matthieu Ricard dio en TED acerca de los hábitos de la felicidad, para seguir reflexionando.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=fBozuGh2YuY[/youtube]

 Cintia Vanesa Días es fundadora y Directora Educativa de CapacitaRSE para América Latina. Cuenta con 25 años de experiencia en Educación Emocional y es asesora de pequeños emprendimientos con propósito.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *