El año de las Guías para Reportes de Sostenibilidad: GRI vs. SASB

En el año de las novedades sobre los Reportes de Sostenibilidad, tenemos dos grandes protagonistas, el Global Reporting Initiative (GRI) y la Junta de Normas de Contabilidad Sustentabilidad (SASB).

1236233_10153236644860258_633514511_n

Desde el lanzamiento del nuevo marco GRI G4 en mayo de este año, ellos no hacen ninguna mención a SASB hasta hoy. Sin embargo, SASB los menciona en su mirada de armonización y comparación sobre materialidad.

Para conocer mejor de SASB, podemos decir que se están ocupando en establecer normas de contabilidad de sostenibilidad para la elaboración de 8 diferentes industrias, una tarea gigantesca que espera completar en 2015. Estos estándares están diseñados expresamente para ser utilizados cuando las empresas que cotizan en la bolsa deben completar su 10-K y 20-F, formularios requeridos por la Securities and Exchange Commission de EE.UU. (SEC). Siendo esta una gran diferencia con GRI, que está más orientado a empresas de todo el mundo, de diversos sectores y tamaños. 

El pasado 2 de octubre, SASB ha lanzado su Marco Conceptual donde explican los conceptos y las definiciones pertinentes a su labor, y crea una base sólida para el desarrollo de las normas de contabilidad de sostenibilidad, reflejando los asuntos materiales que son auditables y de utilidad para los inversores, además de rentables para las empresas. Este Marco conceptual es una verdadera brújula para complementar su alcance sostenible y de comprensión del proceso de materialidad de cada sector.

Uno de los aspectos destacados de SASB es que analiza los problemas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG): información oportuna para los inversores, ayudando a las empresas a definir qué asuntos son materiales, y qué información es relevante para la SEC.

Para la industria de la salud, por ejemplo, SASB ya cuenta con normas de sostenibilidad, donde con menos de 36 páginas (GRI G4 lo ha realizado pero con más de 200 páginas indicativas), entrega los lineamientos para informar sobre la gestión e indicadores relevantes, orientado en buscar reportes concisos, simples y claramente dirigidos hacia su materialidad.

SASB además, esta más cercana al nuevo Marco de reportes Integrado (IIRC), dado que incluye una mirada aguda de los impactos y creación de valor de capitales múltiples (financieros, manufactura, intangibles, humano, social y relacional, y natural). GRI en su nueva guía G4, en cambio, no quiso incluir dichos capitales y sólo se quedó en términos genéricos de impactos en la cadena de valor extendida. Asimismo, SASB promueve la complementariedad de las iniciativas (con GRI y IIRC), ya que comparten el mismo objetivo, “la promoción de los informes de sostenibilidad de las empresas”.

Ahora entiendo por qué un especialista chileno cercano a GRI, comentó que en conversaciones privadas, ven esta nueva Guía estadounidense como una competencia, sin darle mucha importancia al trabajo serio e intensivo que realiza SASB, ni tratando de lograr una sinergía.

Para mi gusto son marcos totalmente complementarios (así lo detallo en el nuevo Curso online de Elaboración de Reportes), dado que SASB entregará un elemento crucial para identificar temas de materialidad industrial y sectorial; y GRI G4 se focaliza en temas materiales y sectoriales, destacándose indicadores de perfil, gobernanza y cadena de suministro; e indicadores relevantes de los aspectos económicos, sociales y ambientales.

De aquí al año 2015 veremos quiénes serán los ganadores y perdedores, o si se logra de una vez, las convergencias con los demás marcos de sostenibilidad y entre ellos mismos, para beneficios de todos.

Por Alberto Guajardo, Jefe de Consultoría y Docente de CapacitaRSE y referente latinoamericano en reporting.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *