Situaciones de riesgo de Derechos Humanos para las Empresas

Los Derechos Humanos en la EmpresaLa Norma ISO 26.000 establece en su capítulo 6, las recomendaciones para abordar el trabajo de los Derechos Humanos en el ámbito organizacional. Al ser un tema relativamente nuevo en la gestión de RSE para muchas empresas (las hay con una vasta trayectoria, y también quienes hace muy poco han tomado dimensión del asunto) es necesario clarificar el alcance que tiene un tema que muchas veces puede llegar a tener diferentes interpretaciones, por el simple hecho de desconocer la “conexión” entre los Derechos Humanos y la Empresa.
En primer lugar, lo esencial: la Declaracion Universal de los Derechos Humanos alcanza a todos los seres humanos que habitan el planeta. Y las empresas están conformadas, principalmente, por personas.
La ISO 26.000, guía de Responsabilidad Social emitida en 2010, señala que las empresas deben evaluar “la posibilidad de proporcionar educacio?n en derechos humanos para promover la toma de conciencia sobre los mismos entre los titulares de los derechos y aquellos con el potencial de impactar sobre ellos”.
Desde el enfoque de Empresa, los Derechos Humanos se abordan como parte de la debida diligencia por la que debe velar la organización; esto es, el proceso que debe realizar cualquier organización para identificar los impactos negativos reales y potenciales en el ámbito social, ambiental y económico que sean parte de sus procesos a lo largo de su cadena de valor.
En lo concreto, esto le otorga a la Empresa la capacidad de “influir en el comportamiento de otros” (un proveedor, por ejemplo) si se detecta una violación a los derechos humanos en las condiciones laborales, en la comunidad, en las operaciones, o en el medio ambiente.
Para esto es clave, a su vez, contar con una serie de mecanismos por parte de la organización, que le permitan evaluar estos riesgos de manera periódica. Contar con una Política de Derechos Humanos, es clave para llevar adelante estos procesos (hay sectores, como el turístico, donde se ha vuelto imprescindible).
Al mismo tiempo, las organizaciones pueden encontrarse ante dilemas y desafíos vinculados a estos temas que los pueden llevar a evaluar las diversas situaciones de riesgo que existen en el campo de los Derechos Humanos y la Empresa, a saber:

  • Conflictos o extrema inestabilidad política; fallos del sistema democrático o judicial; ausencia de derechos políticos o civiles
  • Pobreza, sequía, problemas de salud extremos o desastres naturales
  • Participación en actividades extractivas u otras actividades que podrían afectar de manera significativa recursos naturales, tales como el agua, los bosques o la atmósfera, o perjudicar a las comunidades
  • Proximidad de las operaciones a comunidades de pueblos indígenas
  • Actividades que pueden afectar o involucrar niños
  • Una cultura de corrupción
  • Cadenas de valor complejas que impliquen un trabajo desempeñado sobre una base informal que no cuenta con protección legal
  • La necesidad de medidas de gran alcance para garantizar la seguridad de las instalaciones u otros activos

Estas recomendaciones estipuladas por la Norma ISO 26.000 forman parte del abanico de opciones a evaluar a la hora de plantearse el reto de gestionar los Derechos Humanos en la Empresa.

¿En tu organización ya están evaluando los riesgos relacionados con las prácticas de Derechos Humanos en el ámbito de la operación del negocio? Cuéntanos tu experiencia!

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *