La revolución de América Latina es la de las energías renovables

Parque Eólico Sierra de los Caracoles, Uruguay - Fuente: Wikimedia Commons

Parque Eólico Sierra de los Caracoles, Uruguay

Cuando hay que encender la computadora en escuelas de Coquimbo (Chile), solo se necesita una celda fotovoltaica de dos metros de altura con láminas extendidas hacia el sol que inunda el desierto circundante. Venezuela, país petrolero, las corrientes de los ríos generan más del 50 por ciento de la energía. En Uruguay, enormes “molinos de viento” de la energía eólica han logrado satisfacer el 22 por ciento de las necesidades locales solo 10 años después de su implementación.

Si hoy existe una revolución en América Latina, es la de la energía renovable (en sus formas eólica, hidroeléctrica, solar, y bioenergética): ella comprende para 2016 30% de la energía total producida en la región y triplican a otras regiones del planeta en su crecimiento, según cifras del Banco Interamericano de Desarrollo (2016).
El más reciente reporte Análisis del Mercado de Energías Renovables: América Latina  (pdf, español, de la International Renewable Energy Agency (IRENA), emitido en 2016, precisa detalles del escenario regional que vale la pena recorrer :
  • En América Latina se han realizado importantes inversiones en energías renovables en los últimos años, de más de 80 mil millones de dólares entre 2010 y 2015 (excluyendo las grandes hidroeléctricas). En 2015, la inversión total en energías renovables en la región ascendió a 16.400 millones de dólares, que representan un 6 por ciento del total mundial, con Brasil, Chile y México en los tres primeros lugares.
  • Las energías renovables están avanzando mucho en la reducción de sus costos en América Latina, siendo cada vez más competitivas con los combustibles fósiles, particularmente en el caso de la energía eólica y la energía solar
  • A la vez que bajan los costos, los beneficios socioeconómicos de las tecnologías de energía renovable van adquiriendo mayor relevancia en la región, al igual que a escala global. Las renovables crean empleo, favorecen el desarrollo de la industria local y tienen potencial para impulsar las economías de la región. Según los análisis de IRENA, un incremento de las renovables  podría aumentar el PIB de Brasil y México más de un 1 por ciento en 2030. Para el día de hoy cerca de dos millones de personas trabajan ya en el sector de las  renovables en la región, especialmente los biocombustibles líquidos, que representan casi un millón de puestos de trabajo, sobre todo en Brasil, Colombia y Argentina; las grandes hidroeléctricas con más de medio millón de empleos y la energía eólica con 64 mil puestos de trabajo.
  • En el contexto rural, las renovables sin conexión a la red pueden fomentar la actividad económica y el emprendimiento a pequeña escala.
Un futuro que ya empezó
El séptimo Objetivo de Desarrollo Sostenible establece que para 2030, el mundo deberá “aumentar sustancialmente el porcentaje de la energía renovable en el conjunto de fuentes de energía” (7.2).
América Latina ya empezó el camino y tiene con qué ampliarlo, según el informe de IRENA. “Las rápidas reducciones de costos, la madurez de las tecnologías renovables y la consolidación de las políticas en esta materia, en una región dotada de algunos de los mejores recursos renovables del mundo, ofrecen una oportunidad sin precedentes de acelerar la adopción de las renovables en todos los sectores. Lo que se busca es el equilibrio entre la seguridad energética, la sostenibilidad ambiental y la competitividad económica“.
Recursos de interés
 
Sustainable Energy For All – SE4ALL – Organización de las Naciones Unidas
Observatorio de Energía Renovable para América Latina y el Caribe – Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI)

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *