WhatsApp +1904748-9977 capacitarse@cursosderse.com
Select Page
Los Materiales y la Circularidad

Los Materiales y la Circularidad

[Tiempo de lectura 2 minutos]

El mundo está en una disyuntiva: consume más de lo genera; cada año, el Día del Sobregiro es cada vez más pronto; y hacia adelante sólo sabemos que seremos más personas para seguir siendo abastecidas por recursos, alimentos y otros bienes necesarios para la vida tal cual la conocemos (y la vivimos).

Con este panorama es que, con justa razón, podemos decir que estamos viviendo de prestado. Si en nuestra casa, gastamos más de los ingresos que generamos, al principio podemos tomar deuda, pero va a llegar un momento que se volverá insostenible y terminaremos pidiendo la bancarrota. En esta situación está el Planeta, vivimos en un sistema quebrado.

Una de las soluciones que plantea la Economía Circular es precisamente la de recircular los materiales. Según el último Circularity Gap Report, sólo el 8,6% de los materiales ingresa en un ciclo de Circularidad (esto es, al menos su reutilización, reparación, refabricación y/o reciclaje). Y lo más importante de esta cifra, es que si a nivel global lograramos solamente duplicarla (ni siquiera hablamos de llevarla a un 50%) se podrían cumplir las metas de descarbonización establecidas en el Acuerdo de París para mitigar el Cambio Climático.

Es así como la Industria tiene ahora un rol central en el aspecto de Gobernanza y su Liderazgo, para impulsar la circularidad de los materiales al máximo nivel posible. No solamente será bueno el planeta, también lo será para el negocio, ya que les permitirá generar ingresos adicionales por materiales que hoy están destinando a chatarra, mitigar sus impactos y alargar el ciclo de vida de insumos y maquinarias.

Una nueva línea de negocio Circular

Pero también este contexto les brinda la oportunidad para crear nuevas líneas de negocio que vayan más allá de la simple gestión de los materiales para su reutilización por parte de otras industrias. Lo vemos en el caso de la cadena de Retail Ripley, con presencia en Chile y Perú.

Cuando se logra recircular los productos primarios producidos, aparecen las nuevas oportunidades de reutilización y refabricación a partir de esos mismos materiales. De esta manera, se deja de consumir materias primas para procesos de industrias no tan relevantes, preservando el material primario para las que sí lo son (por ejemplo, telecomunicaciones), y se inicia un nuevo modelo de negocio que expande su potencial a lo largo de toda una cadena de valor que tiene como objetivo desde la recuperación del material, hasta su posterior reutilización en condiciones para el nuevo producto.

Es en esta lógica, en la que la Economía Circular es capaz de crear millones de empleos en los próximos años (y requiere habilidades específicas), porque por sobre todas las cosas se trata de un modelo económico inclusivo, además de sostenible. Y que contribuye a la descarbonización al tiempo que se vuelve protagonista de la Transformación Sostenible por la que están atravesando hoy todas las industrias, de la mano de la digitalización y el enfoque hacia los aspectos más críticos de la Sostenibilidad.

Toma la delantera:

Diplomado de Innovación y Gestión de la Circularidad
¿Cómo salir de la Zona de Confort con las Comunidades?

¿Cómo salir de la Zona de Confort con las Comunidades?

[Tiempo de lectura 2 minutos]

En la Gestión Sostenible existe un actor clave que tiene la capacidad de incidir de forma significativa en la continuidad del negocio para cualquier tipo de industria, pero fundamentalmente para aquellas del ámbito extractivo y de infraestructuras. Nos referimos sí, a las Comunidades.

En nuestro análisis anual de las Perspectivas de Sostenibilidad, a fines de 2019 colocamos en el puesto 1 uno de los temas que avizorábamos iba a ser protagonista de esta nueva década: las Comunidades movilizadas en la región. Y desde entonces, hemos sido testigos de este Contexto en el que buena parte de los países de la región han vivido todo tipo de situaciones. La más reciente, Ecuador con un paro de casi 20 días.

No por nada dentro de la Agenda 2030 existe el ODS 16, de Paz y Justicia. Sin Paz, no hay desarrollo sostenible posible, y mantener ese estado se está volviendo cada vez más difícil aún en escenarios como el latinoamericano donde no existen guerras.

La gestión comunitaria cobra así otro sentido para esta década y debe ser capaz de repensar la mirada desde la empresa hacia su entorno, siendo co-protagonista y co-impulsor de su bienestar y desarrollo. Siempre estará la comparación con el rol del Estado, pero fuera de esa discusión, podemos explorar soluciones innovadoras con las Comunidades a partir de lo que ya reconocemos.

Uno de los aspectos que siempre están presentes en los Análisis de Contexto comunitario que revisamos junto a nuestros alumnos del Diplomado de Relaciones Comunitarias es el Emprendimiento. Prácticamente no hay empresa que no adopte una estrategia de empoderamiento desde esta herramienta tan potente para contribuir a la mejor calidad de vida de sus comunidades vecinas.

Y no se trata sólo de diseñar un programa de formación, enseñar técnicas de venta, prospectiva de clientes e ideas de negocio. Se trata de ayudar a integrar a esa Comunidad desde su razón de Ser, desde su origen con aquello que pueden ser capaces de ofrecer. Se pueden incluir aspectos de Sostenibilidad en la producción y potenciarlos junto al sector público para salir a otras regiones del país e incluso, volverse un producto de exportación.

Es allí donde la verdadera relación Ganar – Ganar no sólo puede ser posible, sino también generar un real impacto positivo, que sostenga la Licencia Social para Operar y salga de la dicotomía de tener una porción de la Comunidad en contra y otra a favor de nuestros Proyectos.

Toma la delantera

¿Cómo ganar el juego?

¿Cómo ganar el juego?

[Tiempo de lectura 3 minutos]

En mi infancia el sonido de la máquina de escribir era una de las melodías más frecuentes, junto con Aznavour, Los Chalchaleros, Simon & Garfunkel, Serrat y Jairo.

En casa escribir era tanto una pasión como un medio de vida, así que era lógico que aprendiera temprano el arte de golpear las teclas con propósito.

Mis primeros poemas escritos en la Lexicon 80 de mi papá datan de 1985, antes eran solo pensamientos random, porque sí, creo que aprendí a escribir a máquina antes de garabatear en el cuaderno mi nombre.

Tempranos los 90´ cuando entró la primera Apple a casa, de mano de mi hermano (y los ahorros de sus trabajos de verano), juré que nunca en la vida iba a abandonar mi Olivetti.

Pronto me di cuenta que no debía jurar en vano, y que lo nuevo no llega cargado de odio hacia lo viejo, sino que así es como funciona el mundo.

Durante ese tiempo aprendí sobre “apocalípticos e integrados” y me dije que no iba a frenarme por un prejuicio.  Resulta que esa determinación me acompaña aún, ya casi entrando a los 50.

El boli, la máquina de escribir, el ordenador , el smartphone, son herramientas. Es inútil demonizar a las herramientas. Es como insultar a la mesita ratona con la que nos acabamos de tropezar y echarle la culpa por el cardenal que nos hicimos.

La digitalización, la IA, los blockchain, las criptomonedas, la gamificación, el metaverso… la tecnología avanza a pasos agigantados y está en nosotros aprender a entender cómo funciona.

No por FOMO(*), sino para liderar esa transformación.

 

 

Detrás de cada nueva tecnología llega una revolución

 

 

A diferencia de la mesa ratona, la tecnología está cambiando nuestra manera de comprender el mundo, está transformando nuestro cerebro (hay cientos estudios sobre eso) y en consecuencia afecta nuestra manera de actuar y la forma en la que piensan y actúan sobre el mundo nuestros hijos.

 

Todo trabajo que pueda ser reemplazado por una máquina
o un proceso digitalizado, lo será.

 

 

 

Entonces… ¿Por qué seguir resistiendo lo inevitable? ¿Por qué entrar tarde a la revolución? ¿Por qué no acompañar a las personas a entender y utilizar esas herramientas? 

Cuando uno conoce el juego puede jugar mejor.

Cuando uno conoce el juego, puede ganarlo.

No importa el rol que ocupes, tu edad o tu profesión, lo que te distingue como humano es lo que se precisa y se precisará en este cambio de paradigma.

Así que tienes al menos dos opciones: quedarte rezongando porque ya no es lo que era o comenzar a capacitarte para entender de que maneras vas a liderar tu organización y acompañar a tu comunidad en esta transformación.

Aun tengo la Lettera 32 de mi padre y cada tanto la saco a bailar con nostalgia; sigo escribiendo en papel, porque pienso mejor en él; pero amo mi ordenador personal y mi móvil, porque me permite la rapidez y la flexibilidad que mi mente necesita para crear.

Todas las tecnologías conviven, pero hay que entender para dónde va el mundo y anticiparse. Solo así se puede ganar el juego.

¿Estás preparada/o para el futuro?

 

 

FOMO es una patología psicológica descrita como “una aprensión generalizada de que otros podrían estar teniendo experiencias gratificantes de las cuales uno está ausente”.
Este tipo de ansiedad social se caracteriza por “un deseo de estar continuamente conectado con lo que otros están haciendo” (Wikipedia)

Unicornios de Transformación Sostenible

Unicornios de Transformación Sostenible

[Tiempo de lectura 2 minutos]

Muchas veces planteamos escenarios ideales para potenciar ideas fuerza como la del Desarrollo Sostenible, que en su momento (y aún hoy) requirieron ser impulsadas sin miramientos para una mayor toma de conciencia por parte del empresariado y el liderazgo global.

Pero hoy asistimos a un fenómeno aún más interesante: empresas de todos los sectores que se están reconvirtiendo para ser protagonistas de la Transformación Sostenible que se sigue acelerando a todo nivel.

Y ya no lo vemos sólo en el uso de la tecnología, la Inteligencia Artificial y la Robotización en procesos productivos y complejas maquinarias, también ha quedado visible en el regreso al trabajo en esta etapa post-pandemia en la que ya se habla de procesos sociales como “La Gran Renuncia” que está poniendo en jaque a industrias de servicios, alimentación, distribución y retail -principalmente-.

Esto lleva a los inversores a posar su mirada sobre sectores que hoy no generan grandes margenes pero que son los que se preparan para ser protagonistas de un nuevo sistema económico vigente a partir de 2030 -y actualmente en construcción-.

Lo dijo el propio Larry Fink, CEO de BlackRock, en la reciente Cumbre de la Iniciativa Verde del Medio Oriente al afirmar que para él “los próximos Unicornios serán empresas que desarrollen hidrógeno verde, agricultura verde, acero verde, cemento verde”. Y esto va en línea con la reconversión que ya están planeando diversas industrias, como la automotriz que en Estados Unidos se ha puesto como fecha límite el 2035 para dejar de producir vehículos a combustión, y en países como Argentina hasta al menos 2040.

También empresas que hemos estudiado y colaborado en su modelo de gestión sostenible, como Surtigas, han acelerado su reconversión de una empresa de servicios públicos de gas a empresa de energía, potenciando las energías renovables en alianzas territoriales y contribuyendo al reposicionamiento de Colombia como impulsor de esta transformación en América Latina.

Como venimos señalando desde hace ya más de una década en CapacitaRSE, tanto en este blog como en nuestros programas regulares, el año 2025 supondrá un primer punto de llegada que cambiará por completo el enfoque estratégico de aquellas compañías que aún no hayan tomado decisiones para este nuevo escenario de Transformación Sostenible.

Algunas cuestiones que deberías considerar

  • Empezar a enfocar un modelo de relacionamiento sostenible que incluya factores tecnológicos como impulsores de la transformación
  • Estipular un enfoque estratégico basado en datos y comparabilidad fiable, que potencien a tu Reporte de Sostenibilidad pero que fundamentalmente aseguren la comparabilidad y usabilidad de esa Data para la toma de decisión estratégica
  • Aprovechar la oportunidad de reconversión para afianzar el rol transversal de la Sostenibilidad en todo nivel de la organización, trabajando con diversas áreas operativas en una hoja de ruta que permita consolidar un cambio sostenido y progresivo

Así como a muchas personas, a muchas organizaciones les cuenta aventurarse al Cambio. Siempre implica entregarse a un orden inestable, pero también muy ágil y creativo, donde pueden salir soluciones inesperadas que de otro modo no hubieramos podido encontrar.

Este tiempo es propicio para ello, y como Profesionales de Sostenibilidad tenemos que ponernos en la primera línea para que todo el camino hasta aquí construido, no haya resultado en vano.

5 Acciones para la Transformación Sostenible

5 Acciones para la Transformación Sostenible

[Tiempo de lectura 2 minutos]

Este año el enfoque de la Transformación Sostenible se volvió crítico para muchas empresas de diversos sectores industriales, muchas de las cuales, ya venían advirtiendo a la Transformación Digital como un asunto relevante, pero por la pandemia, también incorporaron la mirada de otras habilidades como la Resiliencia y la Inteligencia Emocional en sus equipos.

Hablamos de empresas tan diversas como Sodimac o Ecopetrol, que ya desde sus Informes de Sostenibilidad de 2018 venían incluyendo alguno de estos temas que son eje de nuestros GlanceMasters y el Master Executive en Transformación Sostenible.

Y este 2020, muchas de estas empresas han demostrado que una respuesta ágil puede resultar efectiva al tiempo que disruptiva. Repasemos entonces, 5 acciones que se vienen implementando para contribuir a una Transformación Sostenible:

  • Hackatones para resolver problemas ambientales y sociales
  • Incorporación de tecnología para la trazabilidad de productos. En la industria alimenticia, disminuyendo un tema material crítico como el desperdicio
  • Soluciones logísticas vinculadas a la última milla, que buscan disminuir la huella de CO2
  • Adopción de metodologías de trabajo ágiles, aprovechando la virtualidad impuesta, generando más interdisciplinariedad entre los equipos para abordar los retos
  • El Bienestar Emocional pasó a estar en el Top 5 de las principales demandas a abarcar, y a la vez, entre las habilidades más requeridas para tiempos inciertos.

Un cambio de mirada para las empresas

Para las y los profesionales de Sostenibilidad que llevan varios años gestionando el tema -algunos con más de una década- este tiempo es único para poder generar un cambio disruptivo en aquello que venían haciendo.

Las necesidades han cambiado, nos guste o no. Hay un nuevo tipo de consumidor; hay un nuevo tipo de colaborador; y hasta hay nuevos tipos de inversores que entienden los riesgos que hoy afrontan los negocios y requieren una respuesta estratégica diferente a la que se les venía ofreciendo.

Por eso, estos GlanceMasters que son “miradas de maestría” en 3 ejes que consideramos esenciales, potencian a los profesionales de Sostenibilidad que ya vienen gestionando esta responsabilidad en sus organizaciones para ser los protagonistas de ese giro transformador.

Con 30 minutos a la semana, podrás enfocar los temas de manera práctica en tu propia realidad organizacional y posicionar a tu organización a la vanguardia del liderazgo sectorial.

Conoce cómo inscribirte a los GlanceMasters y/o al Master Executive que los integra, AQUÍ.

Pensar Digital para ser sostenibles

Pensar Digital para ser sostenibles

[Tiempo de lectura 3 minutos]

Desde Futurama hasta Black Mirror nos hemos venido preparando como sociedad, de forma absolutamente pasiva en el 99% de los casos, para un momento en el que la automatización fuera parte de nuestra normalidad: empezó con las máquinas dispensadoras y hoy lo vanagloriamos cuando en un comercio apuntamos la cámara del móvil para abonar mediante un Código QR en lugar de extraer un billete o que un tercero toque nuestra tarjeta.

Hay un meme que circuló muy fuertemente en las redes sociales allá por el mes de Marzo cuando muchos países de América entrábamos en cuarentena que decía algo así como: “No fue el CEO; tampoco el CTO; fue el Coronavirus el gran impulsor de la Transformación Digital”. Y digamos que a gran escala, hay que darle la razón.

Vivimos en una era donde la híperpersonalización de las experiencias ya venía mediada por las tecnologías a través de lo que se conoce como el “reconocimiento de patrones”, de la mano de la Inteligencia Artificial (IA): todo lo que vemos en internet está determinado por nuestro propio comportamiento online, y aún si nuestra actividad en la red fuera acotada, también el uso del móvil a partir de la geolocalización entrega datos valiosos.

La Transformación Digital en las Empresas

En las empresas la automatización no es novedad. La industria alimentaria o la industria automotriz, son ejemplos donde los robots son parte del paisaje industrial hace varias décadas. Pensemos de hecho, que Tesla -marca insignia del coche eléctrico en Estados Unidos- necesita más programadores que mecánicos para construir sus nuevos modelos.

La clave ahora pasa por la reconversión digital del talento, por ello es que se vuelve muy relevante aprender a Pensar Digital como señalaba al inicio de estas líneas, porque el pensamiento es en definitiva el único rasgo característico y autónomo que poseemos los seres humanos. Nos podría reemplazar una computadora, ciertamente, pero hay percepciones y emociones que se involucran en el acto de pensar que aún una máquina no puede descifrar.

Nuestro mayor aprendizaje hoy debe pasar por entender cómo funcionan las nuevas tecnologías que nos rodean y pensar en el potencial de exploración junto con ellas para desarrollar las próximas soluciones que el mundo y las personas requieren. No es necesario volvernos tecnólogos, pero sí conocer elementos esenciales de tecnología para que esas ideas que podamos alcanzar se encuentren en un punto con las herramientas a nuestro alcance que nos permitan lograr los resultados esperados.

Imaginemos contar con una Impresora 3D de escala que pueda producir sistemas de saneamiento a bajo coste para aquellas comunidades donde este elemento vital para la salud aún no haya llegado. O si pudiéramos condensar todos los datos relevados de las comunidades que reciben programas de Responsabilidad Social en todo el país, para unir a las empresas que los impulsan en una acción colectiva que logre alcanzar aún a más personas.

Bienvenida entonces esta Transformación a la Sostenibilidad, para poner foco en aquello realmente relevante y que lo demás, lo haga un robot.

 

Artículo publicado originalmente en la Revista Stakeholders. Autor: Fernando Legrand – Coordinador Regional de CapacitaRSE
GlanceMasters - Liderando la Transformación

Avanza con los GlanceMasters

Obtén una certificación en Liderazgo para la Transformación Sostenible con nuestro GlanceMasters que inicia cada Noviembre.

Un programa de 12 semanas, con un método pedagógico basado en microlearning que te demandará 30 minutos a la semana y podrás trasladar a tu Estrategia de Sostenibilidad metodologías ágiles y digitales para impulsar a tu organización hacia la transformación que demanda este tiempo.

Conoce más, ingresando AQUÍ.

Pin It on Pinterest