Los colaboradores, el más valioso recurso

Repasamos los conceptos fundamentales que brindó Lorena Brignardello, nuestra Coordinadora de Comunicación, Docente y Consultora Asociada especializada en temas de Relaciones con Colaboradores y Relaciones con la Comunidad, en artículos y exposiciones acerca de la gente, los empleados, como el primer stakeholders a considerar por una organización y su recurso más valioso.

Descuentos en gimnasios o en la compra de  productos y servicios; medio día libre para festejar el cumpleaños; viernes flexible o posibilidad de utilizar ropa casual el último día hábil de la semana o en épocas de alta temperaturas; la propuesta de la realización de acciones de voluntariado; disposiciones de espacios físicos abiertos, para aparentar una menor verticalidad y mayor apertura, son algunas de las medidas que se han conocido por parte de las empresas en los últimos tiempos, para lograr un mejor clima laboral y mejores indicadores en cuanto a rotación, ausentismo y especialmente retención y captación de talentos.

Empleados en crisis con organizaciónSin embargo, muchas de estas prácticas no están logrando sus objetivos y si se le da una mirada más exhaustiva a los Reportes de Sustentabilidad por ejemplo, los índices de rotación, ausentismo y enfermedades laborales se incrementan.

Sumado a estos factores, se incluye la llegada al mundo laboral de una nueva generación, la Generación Y o Millenians, compuesta por aquellos jóvenes de entre 18 y 33 años, que constituye la mayor potencial fuerza laboral de la actualidad, que está imponiendo nuevas formas de trabajo; y el hastío de su predecesora, la Generación X, cuyo sentido de pertenencia hacia la empresa está tambaleando. A los primeros se los acusa de poco comprometidos e imprevisibles; los segundos, luego de varios cimbronazos, están buscando otras alternativas para vivir mejor o simplemente, a lo que todos aspiramos, alcanzar el “bien-estar”.

¿Por qué fallan muchas de estas iniciativas? Creo que hay dos factores fundamentales: no se escucha o no se presta atención a aquello que están solicitando los colaboradores; y en segundo lugar, la coherencia entre el decir y el hacer, en las cuestionadas formas de liderazgo, cercenan el mentado “sentido de pertenencia” de aquellos que son los primeros comunicadores de la gestión responsable de la organización, quienes la reflejan en su acción y la contagian.

El modelo de éxito está cambiando

Según un último estudio conocido en Chile, sobre Jóvenes y Sostenibilidad, efectuado entre otros, por Acción RSE, los estudiantes universitarios, plantean que buscan hacer lo que los motiva y les da sentido, además de contribuir a la sociedad. Y un 82% de ellos manifiesta que las organizaciones “sólo se preocupan por maximizar sus beneficios a expensas de las personas y el medioambiente”.

El éxito, ya no pasa sólo por lo económico y lo material, sino que la posibilidad de hacer lo que les gusta y desarrollar un proyecto propio equilibrando todos los aspectos de la vida, imperan. Lo mismo ocurre con una generación que llega a los 40, alienada en muchos casos con las organizaciones a las que pertenecen, y en busca de aquello que el ser humano precisa para ser feliz: conciliar todos los aspectos de su vida.

En conclusión, las organizaciones están en crisis con su principal Grupo de Interés.

¿No será hora entonces de replantearnos los modelos de Responsabilidad Social para considerar a los colaboradores como el más valioso capital, pero no en enunciados, sino en acciones concretas que lleven a las empresas a ser propulsoras de una forma de gestión sostenible exitosa e innovadora, que los tenga como protagonistas?

Los principales conceptos de este árticulo fueron originalmente publicados en el Blog de Verónica Álvarez Puente y en la Conferencia de UCES  (Universidad de Ciencias Sociales y Empresariales) sobre la Dimensión Social de la RSE en 2013.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *