WhatsApp +1904748-9977 capacitarse@cursosderse.com
Select Page
Lleva la delantera en el nuevo paradigma organizacional

Lleva la delantera en el nuevo paradigma organizacional

[Tiempo de lectura 2 minutos]

No todo es susceptible de ser normalizado, no todo puede ser estandarizado.

Existen factores volátiles: emociones, motivación, foco, interés; factores relacionados con el ser humanos.  Comprender esto y crear espacios donde pueda gestarse la empresa del futuro te llevará a ser los pionera/o del nuevo paradigma organizacional.

Aplicar los principios de la eficiencia despoja de humanidad a todo espacio-tiempo donde existan personas involucradas: las cosificamos, les exigimos cubrir expectativas ilusorias y las forzamos a quebrarse.

“Hoy visito al médico y me siento preparado para volver al trabajo, tras cuatro meses de baja por ansiedad” 

[El testimonio es de Jesús Hijas, pero podría ser de alguien muy cercano en tu organización.]

 

Dentro de la gestión de equipos de trabajo: el viejo paradigma aspira a reducir el conflicto sobre fuerzas que entran en choque, fusión y repulsión; mientras que el nuevo paradigma apunta a fortalecer las habilidades que nos permitan transitar esos momentos sin necesidad de perder nuestra identidad, ni de la nuestros equipos.

Darlo todo hasta no poder dar nada, parece un juego macabro del que es menester escapar.

Terminar internado, empastillado, solo, ausente, frustrado no parece ser un horizonte al que nadie quisiera llegar, pero se llega.

Se llega cuando nos tratamos y tratamos a otros como si fueran solo un número en una planilla, una pieza en un engranaje.

El punto de quiebre, a la hora de gestionar grupos humanos, es pretender aplicar las mismas leyes que rigen a los productos, servicios o procesos que creamos como empresa.  

 

La revolución humana

Parte de la revolución de la Sostenibilidad Humana tiene que ver con el acto de devolver la humanidad a las personas de la organización.

Lo que debe buscarse es la eficacia, no la eficiencia

Lo que debe buscarse es la pausa que nos permita comprender los sistemas involucrados, no la velocidad de un multiprocesador. 

Lo que debe buscarse es una productividad basada en decisiones, no en el hacer por hacer.

Lo que debe buscarse es aprender a dominar el propio tiempo, integrar lo personal y lo profesional en una construcción holística que cree mayor fortaleza e identidad, una productividad sostenible

Lo que debe buscarse es comprender que lo que tenemos de humano es lo que nos pone a la vanguardia de los nuevos paradigmas.

 

¿Quieres lucir con orgullo quién eres, liderar con eficacia y visión? Lidera esta revolución y sé pionera/o del nuevo paradigma organizacional.

 

La próxima revolución empresarial es la de la Sostenibilidad Humana (*)

La próxima revolución empresarial es la de la Sostenibilidad Humana (*)

[Tiempo de lectura 3 minutos]



El 2020 fue un cimbronazo al corazón mismo de los paradigmas laborales mundiales. De pronto toda la eficacia y el orden se vieron traspasados por el universo emocional y la incertidumbre extrema.

Ya nada era como acostumbrábamos: la normalidad se vio interpelada y la ansiedad, el temor, la depresión tomaron la delantera. Pasado el primer golpe, llegó el siguiente (más silencioso pero igual de letal): el burnout, la hiperproductividad y la sensación de la ausencia total de control sobre la propia vida.

El mundo corporativo se tiñó de vida personal, la vida personal se volvió parte del mundo corporativo. Las barreras se difuminaron y todo quedó expuesto.

Algunas empresas se vieron forzadas a implementar cambios a los que se resistían, otras se vieron fortalecidas por tener la ventaja competitiva de haberlos implementado antes. Esto dejó en evidencia que quien tiene visión y sabe implementarla suele estar un paso adelantado.

Ventaja competitiva, post pandemia

Una de las principales demandas fue la de la inteligencia y la agilidad emocional, para lideres y para equipos. Nadie quedó exento de esta urgencia. Muchos optaron por parches que quedaban bonitos en papel pero que en la práctica fueron inútiles. Otros recurrieron a planes más profundos y radicales, pero no siempre vieron buenos resultados. Solo quienes hicieron una pausa para escuchar la humanidad de quienes formaban parte de la organización vieron una luz al final del túnel.

Hoy, 2 años después, el mercado laboral ha quedado reconfigurado. Hoy, más que nunca, la revolución viene de la mano de la Sostenibilidad Humana. ¿Cómo preservar y fortalecer al recurso más valioso dentro de las organizaciones?

La semana laboral de 4 días, el trabajo híbrido o remoto son algunos de los pasos hacia esa revolución. Pero para que no pase de un humanwashing es necesario ir al hueso: redefinir conceptos como éxito, jornada laboral, productividad, tiempo, rentabilidad.

La nueva revolución, es humana

Ya no alcanza con un balance trabajo-vida, es preciso hallar la integración, dejar de vernos separados por roles y encontrar los puntos de unión en la diversidad. No es saludable pensar el tiempo como libre u ocupado, es pérdida a largo plazo perder horas de sueño para ganar horas para tus “To Do”.

Lo que se necesita es brindar herramientas que acompañen esa revolución: educación emocional, dominio del tiempo, diseño de hábitos, integridad (vida, trabajo, comunidad). Aprender a gestionar las acciones alineadas a principios, en vez de objetivos. Entrenar la disciplina, el coraje, la responsabilidad, la habilidad de disfrutar, la resiliencia. Buscar la excelencia desde la propia humanidad, incluir la paz mental como valor de elite.

Desde CapacitaRSE creemos firmemente que poner el acento en lo humano ayudará a mejorar exponencialmente el rendimiento, a encontrar un ritmo sostenible y sabio. Poniendo la ganancia primero es más sencillo llegar a las visiones sin rompernos por el camino.

Desde fines de 2020 creamos la escuela de Sostenibilidad Humana, para concentrar en ella formaciones que ayuden a las personas de las organizaciones a entrenar sus habilidades esenciales, para encontrar sus ventajas competitivas y sentirse más felices.

Un sistema productivo sostenible

En esa dirección creamos el Diplomado de Productividad Sostenible, un sistema de productividad personal que pone el foco en la integración, el manejo de la incertidumbre, el dominio del tiempo y la estrategia orientada a principios.

Te explicaremos paso a paso metodologías de trabajo que te llevarán a obtener resultados extraordinarios sin sacrificar tu salud emocional, mental y/o física.

Tendrás a disposición las herramientas específicas para ganar cualquier desafíos u objetivo que decidas asumir a nivel personal o profesional, presente y futuro.

Si eres líder de equipo encontrarás ejercicios para adaptar este sistema para trabajar con tus colaboradores de manera armónica en entornos (físicos o virtuales) felices.

La felicidad (profesional y personal) no acontece ante la ausencia de conflictos, sino ante la fortaleza y la inteligencia de saber exactamente cómo manejarlos a favor de la evolución del equipo, de la organización y de ti mismo.



—-

(*) parafraseando a Dabiz Muñoz (chef de DiverXO, con 3 estrellas Michellin).

#ExperienciasCapacitaRSE :: Episodio del Día de la Mujer :: S0203

#ExperienciasCapacitaRSE :: Episodio del Día de la Mujer :: S0203

[Tiempo de lectura < 1 minuto] :

En el Día Internacional de la Mujer, recordamos una de las verdades estadísticas de la labor de CapacitaRSE en Sostenibilidad: 70% del talento profesional formado por CapacitaRSE en el mundo hispanohablante desde 2006 son mujeres.

Ellas tienen qué decir en el mundo de la gestión de la sostenibilidad. ¿El inmenso potencial de la mujer para la gestión enfrenta desafíos? ¿Hay camino para crecer?

Consultamos en esta edición especial del podcast #ExperienciasCapacitaRSE la opinión de cuatro integrantes de la comunidad educativa de CapacitaRSE: Lorena Murdocca (cursante del Master Executive de Transformación Sostenible); Tiffany Bayly (egresada del Master Online de Sostenibilidad); Rocío Rodríguez (integrante del cuerpo docente) y Celina Pagani (integrante del cuerpo docente)

Escucha sus respuestas en la siguiente edición especial de #ExperienciasCapacitaRSE

Escucha este nuevo Episodio

Home Office: tiempo para la transformación

Home Office: tiempo para la transformación

[Tiempo de lectura 3 minutos]La mitigación del COVID-19 nos ha cambiado  a miles las formas de trabajo y de relación con los otros. También en nuestro equipo -acostumbrado al teletrabajo- transitamos la cuarentena obligada decretada por nuestros gobiernos, con los cuidados a los nuestros y a quienes nos rodean, con las ganas de seguir trabajando y aprendiendo.

¿Pero qué tal si tus cambios en agenda se convierten en posibilidades para la coyuntura y más allá?

En nuestra experiencia de casi 14 años hemos aprendido que el teletrabajo (o Home Office) está lleno de oportunidades para la productividad -y el balance con nuestra vida personal.

Nuestra Directora Educativa, Cintia Vanesa Días, preparó un breve webinar para la #MembresíaCAP, la comunidad de crecimiento e interrelación de los profesionales formados en CapacitaRSE sobre Home Office: algunas ideas para transitarlo con éxito.  Lo ponemos a disposición de todos nuestros visitantes a continuación:

 

Home Office: algunas ideas para transitarlo con éxito – Cintia Vanesa Días (click para video VIMEO)

 

  • Dedicar lo necesario para cumplir con nuestras tareas: la premisa en el teletrabajo es organización. 
  • Mantener las rutinas personales en lo posible y quizás ver cómo mejorar con pequeños cambios: si se levantan a las 06.00 am todos los días, mantengan el horario. Vístanse física y mentalmente -con actitud laboral- antes de sentarte para el teletrabajo. Pero es oportunidad para un toque distinto: compartan los desayunos unidos. 
  • Ordenar el espacio personal para el teletrabajo: si este espacio existe, arréglalo con elementos motivantes para que sea tu “burbuja laboral”. Trata que esté lejos de otros espacios comunes de la casa. Haz pausas para descansar. 
  • Trabaja por bloques de tiempo, con prioridades: define tus tareas a realizar en el home office. Sirve hacerlo en un papel y un bolígrafo aparte. Recomendamos agrupar tareas similares por bloque de tiempo y desechar aquellas que sean innecesarias. Procuremos no dejar lo importante para el final: a veces comenzamos a procastinar porque lo más importante debemos realizarlo a final del día. 
  • La cuarentena no es mirar las paredes, es encontrar un ritmo: es válido tomar espacios para el descanso y descubrir nuevos elementos. Ejemplo: hacer jardinería o una receta con un tutorial de YouTube.
  • Tratar de anticipar posibles inconvenientes: dentro de la coyuntura pueden existir inconvenientes que pueden tener formas de anticipación. Ejemplo, si la conexión es inestable, la descarga anticipada puede funcionar para videos y juegos que disfrute toda la familia.
  • Priorizar a los niños, sobre todo si son pequeños: significa dedicar un bloque para ellos, en tiempo presente. Puede ser difícil para los niños pequeños entender que sus papás están todo el tiempo en casa, cuando no suele ser así. El tiempo de la coyuntura puede ser espacio para redescubrir a nuestra familia.

La #MembresíaCAP puede ser para ti otra oportunidad de aprendizaje. Conoce las oportunidades que hemos abierto en momento de cuarentena ante el COVID-19:

  • Centro de Recursos con 100 y más estudios y papers liberados sobre sostenibilidad
  • Hasta el 31/3 podrás inscribirte a todos nuestros Programas Express (6 Cursos + Diplomado) por U$S 299.
  • Puedes dar un descuento adicional de 10% a nuevos referidos, con solo dar tu nombre y apellido para que lo apliquen en el “Código Promocional” de nuestro formulario de inscripción.
  • Información práctica y relevante sobre el coronavirus y rutinas de ejercicios para realizar en tu espacio laboral casero.

Si nunca has tomado nuestros cursos, igualmente invitamos a continuar tu formación en nuestro Campus Educativo. Nuestra oferta educativa continúa durante toda la coyuntura, en las fechas que puedes conocer en este enlace.

Saldremos adelante, juntos, de este momento. Continuemos creando el mundo sostenible que deseamos ver. 

 

Ser madre y desarrollarse profesionalmente ¿son incompatibles?

[Tiempo de lectura 4 minutos]

Desde poco antes de que se diera el Día de la Madre en la Argentina (3er. domingo de octubre) he leído estudios, investigaciones, noticias y experiencias concretas, que dan cuenta de una -todavía- gran dificultad de las mujeres para conciliar la familia (la maternidad en especial) y su desarrollo profesional. Un objetivo que sin duda, debe incluirse en la agenda post 2015, como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Un concejal de Madrid despide a una alta funcionaria del distrito de Hortaleza por haber tenido un hijo; el CEO de Microsoft comenta que las mujeresFolleto del proyecto de congelamiento de óvulos Facebook y Apple que no piden aumento de sueldo generan “buen karma”; Facebook y Apple le ofrecen a sus empleadas retrasar su maternidad pagandoles el beneficio (?) de congelar sus óvulos, Mónica de Oriol, presidenta del Círculo de Empresarios de España, señala que prefiere contratar a mujeres que “no queden embarazadas”, fueron algunas de las noticias que se conocieron el en último mes. En el caso de De Oriol, madre de 6 años, agregó que “la mujer tiene que tener la vida familiar resuelta para progresar” y el concejal de Madrid, señaló que su decisión se debía a que la funcionaria despedida “prefiere conciliar su vida personal y familiar, pero yo necesito el máximo rendimiento y el máximo número de horas de trabajo que se puedan prestar”.

Conciliación maternidad y desarrollo profesionalSi a las noticias del párrafo anterior le sumamos que según datos de la OIT, el 70% de las trabajadoras del mundo no tiene permiso pago por maternidad (en América Latina, sólo el 24% de los países contemplan permisos pagos) y que según el Foro Económico Mundial se estima que tomará 81 años lograr un trato igualitario entre hombres y mujeres en el trabajo, nos encontramos ante una situación de desigualdad mayúscula, que más allá de los discursos políticamente correctos de turno, en la realidad, se releva cada vez más la dificultad de la mujer para ser madre y a la vez, desarrollarse profesionalmente.

Entonces la pregunta que surge es ¿la maternidad y el desarrollo profesional son mundos incompatibles?. No deberían, y aquí se concentra el gran desafío para los próximos años, porque no sólo es una cuestión de igualdad y equidad, sino que también hace al sistema de pensiones. Es decir, si la tasa de natalidad decrece, ¿quiénes serán los trabajadores que aportarán al sistema de retiro?. Por otra parte, hay todo un tema cultural donde la posibilidad de los hombres de ejercer su paternidad tanto como deseen también debería ser contemplada.

Sin dudas, en los primeros meses de vida de un niño es fundamental la relación con su madre y, hablando en primera persona, puedo asegurar que en concordancia con los dichos de la DIRCOM de Google en Argentina que fue contratada estando embarazada, el sentido de pertenencia y compromiso de una madre trabajadora con medidas concretas de conciliación, es muy superior en promedio (ello implica una productividad también mayor), por el valor que se le da a este beneficio, teniendo en cuenta que como dice la OIT, la “discriminación por la maternidad es un tema que persiste en mayor o menor medida, en todos los países”.

Puedo dar centenares de ejemplos y cifras donde desde lo discursivo se promueve la equidad e igualdad de posibilidades, pero en los hechos estas palabras chocan contra una pared de concreto; pared que responde a idiosincracias y realidades basadas en culturas organizaciones y sociales muy arraigadas, así como en creencias que persisten como la de “la silla caliente” en vez del trabajo por objetivos.

Elijo, sin embargo, culminar este post instando a que se determine como un Objetivo de Desarrollo Sostenible (post 2015) aquél que en su borrador señala “Alcanzar la igualdad de género, y el empoderamiento de las mujeres y las niñas en todos los lugares” e incluiría en éste sin duda, el tema de la conciliación, para que ser madre y desarrollarse profesionalmente no signifique resignar roles para la mujer, sino complementarlos, reconociendo lo valioso que éstos son.

Como reflexión final me quedo con todos aquellos comentarios auspiciosos de hombres y mujeres que transitan el Posgrado Online de RSE, y otros tantos Cursos de CapacitaRSE donde abordamos estos temas, y que instan desde el análisis de este tema, a desarrollar políticas públicas y privadas que fomenten la conciliación tanto para mujeres como para hombres, ya que como concluye el estudio que presentó Voces Vitales Argentina sobre equidad de género “No habrá empresas con diversidad sino se desarrollan en una sociedad más diversa”.

Sumo a esta última reflexión, un interesante video realizado en España, donde se destacan los aportes que puede brindar la maternidad a las organizaciones. Sólo es cuestión de derribar barreras y animarse… animarse a brindar oportunidades.

Por Lorena Brignardello, docente y consultora asociada en CapacitaRSE, Coordinadora de Comunicación de la entidad. Especialista en temas de gestión de la Dimensión Social de la RSE: trabajadores y comunidad.

El bienestar laboral, una asignatura aún pendiente

[Tiempo de lectura 4 minutos]

Durante los últimos meses (y años) he leído numerosos artículos que mencionan la importancia del bienestar laboral y el engagement con los empleados, para lograr atraer y retener a los mejores talentos y las nuevas generaciones; y a su vez, lograr el compromiso y el clima óptimo, que redunde en beneficios para la organización y para todos quienes la componen. Sin embargo, al mismo tiempo, tratando este tema con los alumnos del Posgrado de CapacitaRSE e ICDA, y relevando prácticas y novedades de muchas empresas e instituciones, queda claro que en la mayoría de los casos es una asignatura pendiente.

Hace unos días leía una noticia sobre la Compañía de Ferrocarriles de Taiwán, que emitió un comunicado donde daba a conocer que habBien estar?ía premiado a un conjunto de trabajadores, por no haber solicitado un día libre en 25 años, esto incluye los “días libres no disfrutados”, así como no haberse ausentado por enfermedad. Del otro lado del mundo, viajando en un transporte público escuché una conversación entre dos hombres, donde uno de ellos comentaba que no había tenido permisos de baja por más de 12 años, aún compensando horas debido a una situación de salud complicada de su esposa e hijo con motivo de un nacimiento prematuro. Este trabajador de unos 30 y tantos, contaba su experiencia haciendo notar su “compromiso” laboral, pero también con un gran grado de resignación.

Estos ejemplos, sumados a los casos mencionados por los alumnos del posgrado, más los vividos y observados personalmente, dieron pie para escribir este post y remarcar una vez más que las organizaciones muchas veces olvidan que su activo más importante, es su gente.

¿Necesidad ecónomica, cumplimiento vs. bienestar y satisfacción?

Como en la imagen del cómic que acompaña el post, muchas veces y más en situaciones de crisis, ya sea por una cuestión cultural, por temas económicos y porque realmente los programas de bienestar si se aplican no toman en cuenta las reales necesidades de los trabajadores o “hacen agua” con líderes o mandos medios que no comulgan con éstos, las personas se encuentran en crisis con su trabajo, trabajos donde generalmente es más importante ocupar durante muchas horas una silla y “dar gracias” por esa posibilidad, que el logro de metas y objetivos concretos; trabajos donde insertar la cultura responsable con colaboradores que la vivan, la practiquen, la reflejen y la comuniquen es una asignatura pendiente.

Y el tema se vuelve más complejo al entender que los seres humanos lo somos y que esta complejidad se traslada a la relación entre pares y con una organización. Asimismo, las nuevas generaciones no están dispuestas a trabajar sólo por el rédito ecónomico y exigen políticas de conciliación y de bienestar, así como encontrarle un sentido a su labor. Algo que muchos no están dispuestos a resignar y que implica para las empresas altos costos en rotación, ausentismo y productividad.

La Generación Y, que para el año 2020, constituirá más del 50% del mercado laboral a nivel global según los últimos estudios, más allá de la falta de compromiso que se les atañe, buscan trabajar en empresas donde se sientan parte del proyecto y puedan participar en la toma de decisiones, privilegiando un buen clima laboral, flexibilidad, posibilidades de desarrollo, una comunicación abierta y fluída y una organización (y sus líderes) comprometida con su comunidad y su entorno. Y si no lo sienten así, entonces, buscan otros caminos; y quienes no pueden hacerlo (ya sean o no millennials) sienten quebrada su relación con la empresa con consecuencias para ambos.

En este contexto, la gestión del clima laboral, las políticas de bienestar y de conciliación se vuelven críticas.

Cabe recordar que el buen clima laboral y el bienestar de los trabajadores como políticas insertadas en el ADN de la organización y en su cultura le da un marco a la relación entre la empresa y el empleado que hace al beneficio de todos, generando mayor empatía, productividad, prestigio, reputación corporativa, captando y reteniendo a los mejores talentos e incrementando la creatividad y la innovación, en consecuencia.

Muchas empresas están deuda, aún las que manifiestan políticas que apuntan a lograr un clima armónico e implementan diferentes prácticas, no logran en muchos casos, que estos enunciados se reflejen en el día a día laboral. Es cierto que el bienestar de una persona depende mucho también de la personalidad y actitud de vida de ésta, no que no quita que en un mundo complejo, las organizaciones deban ser más empáticas, abiertas a la escucha y a las necesidades de su gente. Ser en definitiva, más humanas, hará que perduren y se adapten a un tiempo de cambio constante.

Por Lorena Brignardello, Docente del Diplomado Online de RSE y Curso de Posgrado Online de RSE

Pin It on Pinterest