WhatsApp +1904748-9977 capacitarse@cursosderse.com
Unicornios de Transformación Sostenible

Unicornios de Transformación Sostenible

[Tiempo de lectura 2 minutos]

Muchas veces planteamos escenarios ideales para potenciar ideas fuerza como la del Desarrollo Sostenible, que en su momento (y aún hoy) requirieron ser impulsadas sin miramientos para una mayor toma de conciencia por parte del empresariado y el liderazgo global.

Pero hoy asistimos a un fenómeno aún más interesante: empresas de todos los sectores que se están reconvirtiendo para ser protagonistas de la Transformación Sostenible que se sigue acelerando a todo nivel.

Y ya no lo vemos sólo en el uso de la tecnología, la Inteligencia Artificial y la Robotización en procesos productivos y complejas maquinarias, también ha quedado visible en el regreso al trabajo en esta etapa post-pandemia en la que ya se habla de procesos sociales como “La Gran Renuncia” que está poniendo en jaque a industrias de servicios, alimentación, distribución y retail -principalmente-.

Esto lleva a los inversores a posar su mirada sobre sectores que hoy no generan grandes margenes pero que son los que se preparan para ser protagonistas de un nuevo sistema económico vigente a partir de 2030 -y actualmente en construcción-.

Lo dijo el propio Larry Fink, CEO de BlackRock, en la reciente Cumbre de la Iniciativa Verde del Medio Oriente al afirmar que para él “los próximos Unicornios serán empresas que desarrollen hidrógeno verde, agricultura verde, acero verde, cemento verde”. Y esto va en línea con la reconversión que ya están planeando diversas industrias, como la automotriz que en Estados Unidos se ha puesto como fecha límite el 2035 para dejar de producir vehículos a combustión, y en países como Argentina hasta al menos 2040.

También empresas que hemos estudiado y colaborado en su modelo de gestión sostenible, como Surtigas, han acelerado su reconversión de una empresa de servicios públicos de gas a empresa de energía, potenciando las energías renovables en alianzas territoriales y contribuyendo al reposicionamiento de Colombia como impulsor de esta transformación en América Latina.

Como venimos señalando desde hace ya más de una década en CapacitaRSE, tanto en este blog como en nuestros programas regulares, el año 2025 supondrá un primer punto de llegada que cambiará por completo el enfoque estratégico de aquellas compañías que aún no hayan tomado decisiones para este nuevo escenario de Transformación Sostenible.

Algunas cuestiones que deberías considerar

  • Empezar a enfocar un modelo de relacionamiento sostenible que incluya factores tecnológicos como impulsores de la transformación
  • Estipular un enfoque estratégico basado en datos y comparabilidad fiable, que potencien a tu Reporte de Sostenibilidad pero que fundamentalmente aseguren la comparabilidad y usabilidad de esa Data para la toma de decisión estratégica
  • Aprovechar la oportunidad de reconversión para afianzar el rol transversal de la Sostenibilidad en todo nivel de la organización, trabajando con diversas áreas operativas en una hoja de ruta que permita consolidar un cambio sostenido y progresivo

Así como a muchas personas, a muchas organizaciones les cuenta aventurarse al Cambio. Siempre implica entregarse a un orden inestable, pero también muy ágil y creativo, donde pueden salir soluciones inesperadas que de otro modo no hubieramos podido encontrar.

Este tiempo es propicio para ello, y como Profesionales de Sostenibilidad tenemos que ponernos en la primera línea para que todo el camino hasta aquí construido, no haya resultado en vano.

¿Por qué importa el más reciente Reporte sobre Cambio Climático en nuestras empresas?

¿Por qué importa el más reciente Reporte sobre Cambio Climático en nuestras empresas?

[Tiempo de lectura 10 minutos]

El siguiente texto es un comentario escrito por nuestra docente especialista sobre Cambio Climático, Rocío Rodríguez, en el próximo Master Online en Sostenibilidad. Inicio: 23 de agosto de 2021

Este lunes 09 de agosto de 2021 fue publicado el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) – Climate Change: The Physical Basis Science (2021), disponible hasta la fecha solo en inglés-, aprobado por la Organización de las Naciones Unidas y sus países miembros.

Los científicos observan cambios en el clima de la Tierra en todas las regiones y en el sistema climático en su conjunto. Muchos de los cambios observados en el clima no tienen precedentes en miles, sino en cientos de miles de años, y algunos de los cambios que ya se están produciendo, como el aumento continuo del nivel del mar, no se podrán revertir hasta dentro de varios siglos o milenios. También se recalca que con una reducción sustancial y sostenida de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y de otros gases de efecto invernadero permitiría limitar el cambio climático.

 Para entender la relevancia, es importante repasar qué es el IPCC. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) es el principal órgano internacional para la evaluación del cambio climático. Fue creado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización Meteorológica Mundial (OMM) en 1988 para ofrecer al mundo una visión científica clara del estado actual de los conocimientos sobre el cambio climático y sus posibles repercusiones medioambientales y socioeconómicas. Es decir, el IPCC es un órgano científico, que entre sus actividades se encarga de examinar y evaluar la bibliografía científica, técnica y socioeconómica más reciente producida en todo el mundo pertinente para la comprensión del cambio climático.  Es importante remarcar que este órgano no lleva a cabo investigación alguna ni supervisa los datos o parámetros relativos al clima.

Otro aspecto relevante a remarcar es que el IPCC es un órgano intergubernamental: pueden formar parte de él todos los países miembros de las Naciones Unidas y de la OMM. Actualmente, 195 países son miembros del IPCC. Los gobiernos participan también en la exploración del alcance de los informes, la designación de los autores y el proceso de examen, y aceptan, adoptan y aprueban los informes. Por su carácter científico e intergubernamental, el IPCC encarna una oportunidad excepcional de ofrecer información científica rigurosa y equilibrada a las instancias decisorias. Al hacer suyos los informes del IPCC, los gobiernos reconocen la autoridad de su contenido científico. Así la labor de la organización es pertinente para la adopción de políticas.

Reporte 2021: puntos clave

Para ahondar un poco más en el Reporte del IPCC, en su resumen para hacedores de políticas se indica, entre varias cosas que:

>> Es inequívoco que la influencia humana ha calentado la atmósfera, el océano y la tierra, donde cambios rápidos y generalizados en la atmósfera, el océano, la criosfera y la biosfera han ocurrido.

>> La escala de los cambios recientes en todo el sistema climático y el estado actual de muchos aspectos del sistema climático no tienen precedentes durante muchos siglos para muchos miles de años. El cambio climático inducido por el hombre ya está afectando a muchos fenómenos meteorológicos y climáticos extremos en todas las regiones del mundo. La evidencia de cambios observados en extremos como olas de calor, fuertes precipitaciones, sequías y ciclones tropicales y, en particular, su atribución a la influencia humana, se ha fortalecido desde el anterior reporte AR5. La temperatura global de la superficie seguirá aumentando hasta al menos mediados de siglo.

>> El calentamiento global de 1,5°C y 2°C será superado durante el siglo XXI a menos que se reduzcan considerablemente las emisiones de CO2 y las emisiones de otros gases de efecto invernadero en las próximas décadas. Muchos cambios en el sistema climático se agrandan en relación directa con el aumento del calentamiento global. Incluyen aumentos en la frecuencia e intensidad de los eventos extremos cálidos, olas de calor marinas y fuertes precipitaciones, sequías agrícolas y ecológicas en algunas regiones y la proporción de ciclones tropicales intensos, así como reducciones en el hielo marino del Ártico, la capa de nieve y el permafrost.

>> Se proyecta que el calentamiento global continuo intensificará aún más el ciclo global del agua, incluida su variabilidad, las precipitaciones monzónicas globales y la gravedad de los eventos húmedos y secos. En escenarios con emisiones crecientes de CO2, se prevé que los sumideros de carbono oceánicos y terrestres sean menos efectivos para frenar la acumulación de CO2 en la atmósfera. Muchos cambios debidos a las emisiones de gases de efecto invernadero pasadas y futuras son irreversibles durante siglos o milenios, especialmente los cambios en el océano, las capas de hielo y el nivel global del mar. Con un mayor calentamiento global, se prevé que cada región experimente cada vez más cambios simultáneos y múltiples en los impulsores del impacto climático. Los cambios en varios generadores de impacto climático serían más generalizados a 2 ° C en comparación con el calentamiento global de 1,5 ° C e incluso más generalizados y / o pronunciados para niveles de calentamiento más altos.

>> Desde una perspectiva de las ciencias físicas, limitar el calentamiento global inducido por el hombre a un nivel específico requiere limitar las emisiones acumuladas de CO2, alcanzando al menos cero emisiones netas de CO2, junto con fuertes reducciones en otras emisiones de gases de efecto invernadero. Las reducciones fuertes, rápidas y sostenidas de las emisiones de CH4 también limitarían el efecto de calentamiento.

Por un lado, es de remarcar que, aunque las mejoras en la calidad del aire serían rápidas, podrían pasar entre 20 y 30 años hasta que las temperaturas mundiales se estabilizasen.

Se evidencia un calentamiento acelerado, en el informe se ofrecen nuevas estimaciones sobre las probabilidades de sobrepasar el nivel de calentamiento global de 1,5 ºC en las próximas décadas, y se concluye que, a menos que las emisiones de gases de efecto invernadero se reduzcan de manera inmediata, rápida y a gran escala, limitar el calentamiento a cerca de 1,5 ºC o incluso a 2 ºC será un objetivo inalcanzable.

Según este informe, las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de las actividades humanas son responsables de un calentamiento de aproximadamente 1,1 °C desde 1850-1900, y se prevé que la temperatura mundial promediada durante los próximos 20 años alcanzará o superará un calentamiento de 1,5 ºC. Este dato es fruto de la mejora de los conjuntos de datos de observación para evaluar el calentamiento histórico, así como de los progresos en el conocimiento científico de la respuesta del sistema climático a las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por el ser humano.

Según la Copresidenta del Grupo de Trabajo I del IPCC, Valérie Masson-Delmotte, “este informe es una constatación de la realidad”. “Ahora tenemos una visión mucho más clara del clima pasado, presente y futuro, lo que es fundamental para entender hacia dónde nos dirigimos, qué se puede hacer y cómo podemos prepararnos.”

Impacto para los continentes

Todas las regiones se enfrentan a cambios crecientes, si bien muchas de las características del cambio climático dependen directamente del nivel de calentamiento global, a menudo lo que experimentan las personas es muy distinto de ese promedio mundial. Por ejemplo, el calentamiento en la superficie terrestre es superior al promedio mundial y, particularmente en el Ártico, el calentamiento es más del doble.

Las proyecciones del informe indican que en las próximas décadas los cambios climáticos aumentarán en todas las regiones. Según el informe, con un calentamiento global de 1,5 °C, se producirá un aumento de las olas de calor, se alargarán las estaciones cálidas y se acortarán las estaciones frías; mientras que con un calentamiento global de 2 °C los episodios de calor extremo alcanzarían con mayor frecuencia umbrales de tolerancia críticos para la agricultura y la salud.
Sin embargo, no es cuestión únicamente de la temperatura. Como consecuencia del cambio climático, las diferentes regiones experimentan distintos cambios, que se intensificarán si aumenta el calentamiento; en particular, cambios en la humedad y la sequedad, los vientos, la nieve y el hielo, las zonas costeras y los océanos.

Por ejemplo:

– El cambio climático está intensificando el ciclo hidrológico. Esto conlleva una mayor intensidad de las precipitaciones y las inundaciones asociadas, así como unas sequías más intensas en muchas regiones.
– El cambio climático está afectando a los patrones de precipitación. En las latitudes altas, es probable que aumenten las precipitaciones, mientras que se prevé que disminuyan en gran parte de las regiones subtropicales. Se esperan cambios en las precipitaciones monzónicas, que variarán según la región.
– Las zonas costeras experimentarán un aumento continuo del nivel del mar, lo que contribuirá a la erosión costera y a que las inundaciones costeras sean más frecuentes y graves en las zonas bajas.
– Un mayor calentamiento amplificará el deshielo del permafrost, así como la pérdida de la capa de nieve estacional, el derretimiento de los glaciares y los mantos de hielo, y la pérdida del hielo marino del Ártico en verano.
– Los cambios en el océano, como el calentamiento y la acidificación del océano, el aumento de la frecuencia de las olas de calor marinas, y la reducción de los niveles de oxígeno, están claramente relacionados con la influencia humana. Estos cambios afectan tanto a los ecosistemas de los océanos como a las personas que dependen de ellos, y continuarán produciéndose al menos durante el resto del siglo. – En el caso de las ciudades, algunos aspectos del cambio climático pueden verse amplificados, en particular el calor (ya que las zonas urbanas suelen ser más cálidas que sus alrededores) y las inundaciones debidas a episodios de precipitaciones intensas y al aumento del nivel del mar en las ciudades costeras.
Este Sexto Informe de Evaluación se ofrece por primera vez un análisis más detallado del cambio climático a nivel regional así como un nuevo marco que ayuda a traducir los cambios físicos del clima  (calor, frío, lluvias, sequías, nieve, viento, inundaciones costeras, etc.) en lo que representan para la sociedad y los ecosistemas.

La influencia humana en el clima pasado y futuro es esencial para este reporte. “Desde hace décadas es evidente que el clima de la Tierra está cambiando, y el papel de la influencia humana en el sistema climático es indiscutible”, dijo Masson-Delmotte. Sin embargo, en el nuevo informe también se reflejan importantes avances en los fundamentos científicos de la atribución, es decir, en la comprensión del papel que desempeña el cambio climático en la intensificación de determinados fenómenos meteorológicos y climáticos, como las olas de calor extremas y las precipitaciones intensas.

En el Reporte del IPCC también se pone de manifiesto que las acciones humanas todavía pueden determinar el curso futuro del clima. Hay pruebas claras de que el dióxido de carbono (CO2) es el principal causante del cambio climático, aunque otros gases de efecto invernadero y contaminantes atmosféricos también afectan al clima.

“Si queremos estabilizar el clima será necesario reducir de forma sustancial, rápida y sostenida las emisiones de gases de efecto invernadero para finalmente lograr cero emisiones netas de CO2. Asimismo, limitar otros gases de efecto invernadero y contaminantes atmosféricos, especialmente el metano, podría ser beneficioso tanto para la salud como para el clima”, afirmó Zhai.

Para tener algunas magnitudes adicionales sobre el Grupo de Trabajo I del el Sexto Informe de Evaluación (IE6) en cifras, tuvo 234 autores de 66 países. Sobre el sexto ciclo de evaluación, en la reunión celebrada en 2015, el IPCC decidió que elaboraría el Sexto Informe de Evaluación (IE6). Como antecedente, en octubre de 2018 se publicó un informe especial del IPCC sobre los impactos del calentamiento global de 1,5 °C con respecto a los niveles preindustriales y las trayectorias correspondientes que deberían seguir las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, en el contexto del reforzamiento de la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático, el desarrollo sostenible y los esfuerzos por erradicar la pobreza. Por otro lado, en agosto de 2019 se publicó un informe especial del IPCC sobre el cambio climático, la desertificación, la degradación de las tierras, la gestión sostenible de las tierras, la seguridad alimentaria y los flujos de gases de efecto invernadero en los ecosistemas terrestres y, en septiembre de 2019, se publicó el Informe especial sobre el océano y la criosfera en un clima cambiante.

Conclusiones: la acción es inevitable

Para resumir, la relevancia está relacionada con que el principal órgano científico en la materia destaca:
1.     Los cambios en el clima son generalizados, rápidos y cada vez más intensos. No hay precedentes en miles de años.
2.     Las actividades humanas están provocando indiscutiblemente el cambio climático. Haciendo olas de calor, lluvias torrenciales y sequías, más frecuentes y severas.
3.     No hay vuelta atrás de algunos cambios en el sistema. Sin embargo, algunos podrían ralentizarse y otros podrían detenerse limitando el calentamiento.
4.     El cambio climático ya está afectando a todas las regiones, de múltiples maneras. Los cambios que se están experimentando aumentarán con un mayor calentamiento.
5.     A menos que se produzcan reducciones inmediatas y a gran escala de las emisiones de gases de efecto invernadero, limitar el calentamiento a 1,5 C estará fuera de alcance.

Este último punto es el más importante, soportado por los anteriores que lo justifican y dan soporte científico, en un año donde han tenido a lugar una cumbre de líderes contra el Cambio Climático convocada por el presidente de Estados Unidos, donde se invitó a 40 líderes mundiales, entre los que figuran los mandatarios de China, Xi Jinping, y de Rusia, Vladímir Putin, y otros líderes de países que son responsables del 80% de las emisiones globales, así como los dirigentes de otras naciones que sufren los efectos del Cambio Climático o que han demostrado voluntad para combatirlo para que se anuncien ambiciosos objetivos para reducir las emisiones de carbono bajo el paraguas del Acuerdo de París. También han tenido lugar comunicados del G7 y G20 en donde el tema ha sido fuertemente considerado en búsqueda de mayor ambición, buscando un liderazgo a viva cuenta de la importancia del tema, en un año donde se espera una COP 26 ambiciosa que busque avanzar en la completa implementación del acuerdo de parís y buscar mayor ambición en las objetivos, planes y estrategias de los países.

Por todo esto las principales recomendaciones a considerar es la relevancia que está tomando el cambio climático, tanto a nivel científico, político, de mercados, que tiene mucha relevancia para las empresas, a las que se le recomienda no sólo seguir la temática, sino activamente trabajar en internalizar el tema en la política de sostenibilidad, identificando riesgos y oportunidades, así como planificar con consideración a estos hallazgos

Rocío Rodríguez es Docente del #MasterSost CapacitaRSE en temas de Cambio Climático 

Adquiere herramientas para la gestión climática con Rocío Rodríguez en el Master Online de Sostenibilidad, desde el 23 de agosto de 2021 en https://www.cursosderse.com/cursos/master-online-rse-sostenibilidad/

7 claves para liderar la conexión en tu organización

7 claves para liderar la conexión en tu organización

[Tiempo de lectura 5 minutos]

¿Cuáles son las 7 etapas que te aseguran una conexión humana saludable? ¿Qué tener en cuenta para crear espacios que fomenten el diálogo organizacional? Te acercamos la clave para liderar en esta nueva era postpandémica.

1) Conectar es Integrar

Hasta hace un año “presencial” y “virtual” eran términos antagónicos. Pero el sacudón COVID ayudó a darnos cuenta: lo presencial no era lo físico, sino lo humano. Teníamos acomodadas mal las piezas. Presencial, entonces, es estar juntos al mismo tiempo, sin importar las distancias, los espacios o las plataformas”.

El 2020, además, borró la linea que mantenía lo laboral y lo personal en cajitas separadas, dejando en evidencia lo mucho que hay que repensar las organizaciones si queremos que prosperen, y también que la búsqueda de un balance vida-trabajo está mal planteado desde el principio.

Poco a poco las dicotomías (formal/informal, racional/emocional, físico/digital, personal/colectivo) demuestran ser insostenibles.

Los enfoques monopólicos nos ponen en modo supervivencia.
Y en modo supervivencia mandan el miedo, la violencia y la confrontación.
El miedo, la violencia y la confrontación, nos desconectan del otro, a quien vemos como una amenaza a ser combatida, neutralizada o de la que huir.
Esto vuelve insostenible la vida.

La clave de la sostenibilidad es conectar.
Y conectar es integrar.

2) Conectar es encontrar-se

“Venimos de meses en los que muchos pusimos por delante la conexión tecnológica (porque la necesitábamos) y vimos reducida la conexión humana. ¿Cómo re-conectarnos?”- reflexionó Estefanía- cuando conversábamos acerca de los desafíos que enfrentábamos este 2021.

Inmediatamente pensé en lo gratificante de nuestra propia conexión y entendí que para que exista una re-conexión debe existir, primero, una conciencia del valor del otro en la conversación. Es un “yo con tu”, un “tu con yo” que crea, re-crea y co-crea la realidad, la enriquece.

No hay innovación posible en un “yo con yo”, no hay encuentro ni surge nada nuevo, solo se replica lo igual.

Entre el “yo” y el “tú” no hay un abismo sino un tejido comunicativo, un proceso de conexión, una danza de neuronas y emociones, de experiencias y conocimientos. El “otro” no es amenaza ni victoria, el “otro” es el otro y cuando interactuamos me enriquece, me hace ver cosas que quizás no había visto, me interpela, me saca de mi espacio de comodidad conceptual.

Y viceversa.
Entre un “yo y un tú” siempre existe un viceversa y en ese viceversa se traza un puente, se produce una integración.

3) Conectar es recuperar

En un mundo digitalizado donde se prioriza lo visual y lo auditivo ¿Cómo recuperar el tacto, el olfato y el gusto? ¿Cómo volver carne lo abstracto?

Recuperar el silencio.
Recuperar la pausa.
Recuperar los 5 sentidos.

La cultura de la recuperación es quizás la manera de no perdernos como humanos en medio del ruido, la aceleración y la realidad sesgada.

Nuestro cable a tierra es, entonces, volvernos revolucionarios.

4) Conectar es re-evolucionar

En este sentido la revolución se conecta con la conciencia, con la reflexión, con la tierra, con la proximidad, con el otro en su humanidad.

Conectar con el disfrute de “perderse de algo”, con el recuperar el tiempo, con el elegir cómo, dónde y cuándo digitalizar procesos para poder disfrutar de lo que no pueden ser digitalizado.

Es tan revolucionario recuperar la capacidad de asombro y la curiosidad frente al vértigo informativo, como abandonar los absolutismos.

Podemos ser expertos en algo y novatos en otra cosa. Es completamente natural y es gracias a ese aparente desbalance que seguimos avanzando.

5) Conectar es volver relevante lo humano

Lo digital puede alejarnos o acercarnos. Es solo una herramienta, una llave ¿Pero de quién es la mano? ¿Cómo saber cuál puerta abrir y cuál cerrar? Lo humano es lo relevante.

Dejar aflorar esas interrogantes, cargadas de emociones, de dudas, de esperanzas… de humanidad, podría ser, quizás, la única manera de salir victoriosos de este proceso de cambio de paradigma.

No es resignarse, sino dialogar con la realidad.

6) Conectar-se para conectar-nos

Se nos exige nos exigimos ser lideres absolutos y resolutivos, gestionar nuestros equipos orientados a resultados sin descuidar la trama de relaciones interpersonales, estar al día con las últimas novedades del sector.

Queremos estar/seguir en la mesa chica, donde se toman las decisiones, y para ello nos demandamos un alto rendimiento y pretendemos hacerlo permaneciendo aislados del contexto, de nuestros miedos, inseguridades y batallas personales.
Pero somos permeables.
Lo humano en nosotros nos traspasa, nos interpela y si no lo atendemos termina por socavar nuestro desarrollo personal y en consecuencia, el profesional también.
Lo que pretendíamos acallar, nos devora.

No es combartir con lo humano en nosotros. Es integrar para conectar.

¿El fin del trade-off?

Así como el planteo balance vida-trabajo carece de sentido en este paradigma de la integración, la búsqueda de compensaciones frente a las carencias nos pone en modo supervivencia.

Estamos frente aun nuevo desafío, el de encontrar un tejido que acerque: pertenencia e individualidad, seguridad y reinvención, audacia e incertidumbre, tecnología y humanidad.

7) La organización conectada, prospera.

En el informe 2020 de tendencias de Globales sobre Capital Humano de Deloitte, queda claro que lo que más impacta a la hora de generar sentido de pertenencia en una organización es la cultura, el liderazgo y las relaciones interpersonales.

Habilidades requeridas en las Organizaciones

¿Pero cómo integro lo humano en un espacio de poder? ¿Cómo lidero a otros desde la vulnerabilidad?

La primera conexión debe ser de nosotros con nosotros mismos, y para ello es preciso desarrollar habilidades intra e interpersonales.

En el Máster Executive en transformación Sostenible logramos unos descubrimientos alucinantes acerca de nosotros mismos, descubrimientos que al llevarlos a la práctica cotidiana (personal y profesional) trajo unos resultados inmediatos.

Ejercitando la propia inteligencia emocional conectamos desde un lugar saludable con nosotros y desde allí con quienes nos rodean.

Cuando hay claridad sobre lo emocional, lo digital pasa a ser solo una circunstancia. Prueba de ello fue el incremento del rendimiento de los equipos de trabajo, la mejora del clima laboral, el compromiso y las soluciones creativas frente a las demandas del día a día, en un año que fue de todo menos normal.

El desarrollo de habilidades que nos ponen en contacto con lo humano produce resultados exponenciales en todos los ámbitos de las organizaciones, produciendo un verdadero efecto bola de nieve positivo.

Integrar es estar presentes y estar presentes dignifica cualquier conexión.

La Sostenibilidad en los mercados de capitales

La Sostenibilidad en los mercados de capitales

[Tiempo de lectura 3 minutos]

Por Alberto Guajardo – @excelenciacl
I+D Senior Partner de CapacitaRSE

Nos encontramos en un año crítico (periodo 2020-2021) en el que hay incertidumbre y falta de claridad, tanto para la economía como en los ámbitos familiar y personal. En este contexto, resulta relevante revisar las diferentes olas que están afectando a la humanidad y el planeta.

Una segunda ola que va a venir muy fuerte, es la recesión económica vigente en diferentes países de América Latina, tras un año y medio de parálisis de muchas de nuestras actividades. No será fácil salir de dicho proceso no solo por sus efectos en las personas, sino también  en las Pymes y, particularmente, en sectores que se han visto afectados tales como la hostelería o el turismo.

La tercera ola ha estado al acecho y la seguiremos viendo en toda esta década a nivel mundial. Entre los aspectos de ésta, destacan el Cambio Climático y cómo nuestra generación verdaderamente será capaz de adaptarse a ello. De acuerdo con este contexto, las organizaciones, las ciudades y las personas no pueden seguir actuando de la forma que lo han estado haciendo, por lo tanto está presente la invitación para todos, no solamente los líderes políticos, los reguladores y las empresas para participar y tener una conciencia más real de los temas ambientales y sociales.

El Mercado de Capitales es la meta

El mercado de capitales está impulsando hoy día la transformación de muchos sectores que se están adaptando rápidamente a este contexto. Y en Chile, particularmente, con muchas regulaciones e iniciativas. Cuando se habla de inversión responsable esto está orientado principalmente a los asuntos ASG (como por ejemplo el cambio climático, la gestión de residuos, los derechos humanos, las condiciones laborales, la corrupción, etc).  Existen muchas evidencias que invertir en el mediano y largo plazo en empresas con prácticas ASG es más rentable que invertir en una empresa tradicional.

En este escenario, se están generando nuevos puestos de trabajo en empresas que cuentan con respaldo de prácticas de responsabilidad social y de desarrollo sostenible o gestión ASG. Para ello se están emitiendo una cantidad importante de bonos verdes, de cambio climático y bonos sociales, con inversiones en transporte y en la energía en países desarrollados.

En Latinoamérica, particularmente en el caso de Chile, también el Estado ha emitido estos bonos sostenibles, siendo un referente a nivel mundial, donde además instituciones financieras  también han entregado diversos tipos de bonos para aquellas empresas que necesitan hacer la inversión en programas e iniciativas ambientales y/o sociales de alto impacto. Este mercado de capitales se está moviendo a través de la futura ley de cambio climático y toda la estrategia de descarbonización, sus compromisos vinculantes y su contribución determinada.

Es importante destacar el rol que ha jugado el ministerio de Hacienda en finanzas sostenibles, y su logro respecto al acuerdo verde entre varias Instituciones del Estado. Para ello se cuenta con una mesa público-privada de finanzas verdes impulsada por dicho ministerio, convocando a todo el ecosistema del mercado de capitales chileno.  Del mismo modo, es destacable lo que está haciendo la Bolsa de Valores de Santiago, desde su adhesión en el 2014 a la iniciativa a nivel global. Desde entonces  ha impulsado el tema de sostenibilidad, con el apoyo y la difusión de dichas buenas prácticas, generando guías para apoyar la elaboración de reportes y de inversión responsable para para toda la institución y empresas relacionadas con la inversión.

No olvidemos la regulación

En importante destacar que Chile avanza en la regulación a pasos acelerados en estos tiempos. Es el caso de la norma para las administradoras de fondos de pensiones (AFP), que a partir de Mayo ya empieza a ejecutarse y que tiene que ver con la responsabilidad para los directorios de las AFP, sobre todo para el fondo de pensiones para documentar cómo se consideran los riesgos climáticos y aspectos asociados a los factores ASG. Es decir, que se debe alinear con la mirada de inversión responsable y deberá contar dentro de su portafolio de inversión para emisores con buenas prácticas ASG.

Es interesante además ver que el Comité del Mercado Financiero (CMF) está impulsando la Norma Nº 386, que en el fondo va a ser una obligación, que no solamente va a exigir la memoria financiera, sino que también la información de responsabilidad social y desarrollo sostenible, por lo tanto esto llegó para quedarse y donde las empresas no verán la reportabilidad en estos temas como algo voluntario, sino que van a tener que transparentar su información ASG para los distintos agentes del ecosistema.

Aprovechar el ‘momentum’ para la Divulgación

¿Cómo asegurar la transición exitosa ante estos escenarios? La elaboración del Reporte de Sostenibilidad es el objeto del próximo Curso de Elaboración de Reportes de Sostenibilidad de CapacitaRSE, 100% Online, con cobertura a los GRI Standards, SASB y más.

Pensar Digital para ser sostenibles

Pensar Digital para ser sostenibles

[Tiempo de lectura 3 minutos]

Desde Futurama hasta Black Mirror nos hemos venido preparando como sociedad, de forma absolutamente pasiva en el 99% de los casos, para un momento en el que la automatización fuera parte de nuestra normalidad: empezó con las máquinas dispensadoras y hoy lo vanagloriamos cuando en un comercio apuntamos la cámara del móvil para abonar mediante un Código QR en lugar de extraer un billete o que un tercero toque nuestra tarjeta.

Hay un meme que circuló muy fuertemente en las redes sociales allá por el mes de Marzo cuando muchos países de América entrábamos en cuarentena que decía algo así como: “No fue el CEO; tampoco el CTO; fue el Coronavirus el gran impulsor de la Transformación Digital”. Y digamos que a gran escala, hay que darle la razón.

Vivimos en una era donde la híperpersonalización de las experiencias ya venía mediada por las tecnologías a través de lo que se conoce como el “reconocimiento de patrones”, de la mano de la Inteligencia Artificial (IA): todo lo que vemos en internet está determinado por nuestro propio comportamiento online, y aún si nuestra actividad en la red fuera acotada, también el uso del móvil a partir de la geolocalización entrega datos valiosos.

La Transformación Digital en las Empresas

En las empresas la automatización no es novedad. La industria alimentaria o la industria automotriz, son ejemplos donde los robots son parte del paisaje industrial hace varias décadas. Pensemos de hecho, que Tesla -marca insignia del coche eléctrico en Estados Unidos- necesita más programadores que mecánicos para construir sus nuevos modelos.

La clave ahora pasa por la reconversión digital del talento, por ello es que se vuelve muy relevante aprender a Pensar Digital como señalaba al inicio de estas líneas, porque el pensamiento es en definitiva el único rasgo característico y autónomo que poseemos los seres humanos. Nos podría reemplazar una computadora, ciertamente, pero hay percepciones y emociones que se involucran en el acto de pensar que aún una máquina no puede descifrar.

Nuestro mayor aprendizaje hoy debe pasar por entender cómo funcionan las nuevas tecnologías que nos rodean y pensar en el potencial de exploración junto con ellas para desarrollar las próximas soluciones que el mundo y las personas requieren. No es necesario volvernos tecnólogos, pero sí conocer elementos esenciales de tecnología para que esas ideas que podamos alcanzar se encuentren en un punto con las herramientas a nuestro alcance que nos permitan lograr los resultados esperados.

Imaginemos contar con una Impresora 3D de escala que pueda producir sistemas de saneamiento a bajo coste para aquellas comunidades donde este elemento vital para la salud aún no haya llegado. O si pudiéramos condensar todos los datos relevados de las comunidades que reciben programas de Responsabilidad Social en todo el país, para unir a las empresas que los impulsan en una acción colectiva que logre alcanzar aún a más personas.

Bienvenida entonces esta Transformación a la Sostenibilidad, para poner foco en aquello realmente relevante y que lo demás, lo haga un robot.

 

Artículo publicado originalmente en la Revista Stakeholders. Autor: Fernando Legrand – Coordinador Regional de CapacitaRSE
GlanceMasters - Liderando la Transformación

Avanza con los GlanceMasters

Obtén una certificación en Liderazgo para la Transformación Sostenible con nuestro GlanceMasters que inicia cada Noviembre.

Un programa de 12 semanas, con un método pedagógico basado en microlearning que te demandará 30 minutos a la semana y podrás trasladar a tu Estrategia de Sostenibilidad metodologías ágiles y digitales para impulsar a tu organización hacia la transformación que demanda este tiempo.

Conoce más, ingresando AQUÍ.

3 focos para impulsar la Sostenibilidad en tiempos de Crisis

3 focos para impulsar la Sostenibilidad en tiempos de Crisis

[Tiempo de lectura 2 minutos]

“Tiempos desesperados, requieren medidas desesperadas”, es una frase que seguramente todos nosotros alguna vez en la vida hemos oído o leído al pasar, y que generalmente lo fue en algún momento de desconcierto o incertidumbre como el que actualmente estamos experimentando como Humanidad con el COVID-19.

Lo cierto es que la experiencia de otras crisis también nos ha enseñado que en “Tiempos Desesperados” hay que saber mantenerse en calma y poner en juego las habilidades más básicas que tengamos para operar más que nunca desde el sentido común.

A veces también, un tiempo de incertidumbre como el actual nos puede encontrar con cierto grado de preparación si como Profesionales de Sostenibilidad nos hemos tomado el tiempo de realizar un buen análisis de Contexto e ir actualizándolo al menos de manera semestral.

En nuestra #MembresíaCAP, una Red de Profesionales de Sostenibilidad con beneficios en cursos, ofertas de empleo, recursos, podcast y Webinars, entre otros, intentamos mantener durante el año una mirada de Contexto regional para los integrantes de nuestra red de modo que cuenten con herramientas para anticiparse a tendencias y tomar las mejores decisiones.

Entre los Webinars realizados en 2019, en el mes de Agosto se realizó uno titulado “Sostenibilidad en tiempos turbulentos” cuando para la mayoría de la ciudadanía global no había prácticamente turbulencia alguna a la vista, para nostros la guerra comercial entre Estados Unidos y China y las tensiones sociales que ya se advertían en nuestra región (recordar Ecuador y Chile, particularmente) avizoraban un horizonte de conflicto hacia adelante en diversos órdenes.

Y más allá de los pronósticos (a los que nadie hubiera querido adelantarse), dejamos allí 3 focos de actuación en Sostenibilidad para tiempos de crisis que hoy ponemos a disposición liberando el acceso a este contenido exclusivo de la Membresía.

Te invitamos a revisarlo aquí abajo dándole Play al video!

Pin It on Pinterest