WhatsApp +1904748-9977 capacitarse@cursosderse.com

Por Alberto Guajardo – @excelenciacl
I+D Senior Partner de CapacitaRSE

Nos encontramos en un año crítico (periodo 2020-2021) en el que hay incertidumbre y falta de claridad, tanto para la economía como en los ámbitos familiar y personal. En este contexto, resulta relevante revisar las diferentes olas que están afectando a la humanidad y el planeta.

Una segunda ola que va a venir muy fuerte, es la recesión económica vigente en diferentes países de América Latina, tras un año y medio de parálisis de muchas de nuestras actividades. No será fácil salir de dicho proceso no solo por sus efectos en las personas, sino también  en las Pymes y, particularmente, en sectores que se han visto afectados tales como la hostelería o el turismo.

La tercera ola ha estado al acecho y la seguiremos viendo en toda esta década a nivel mundial. Entre los aspectos de ésta, destacan el Cambio Climático y cómo nuestra generación verdaderamente será capaz de adaptarse a ello. De acuerdo con este contexto, las organizaciones, las ciudades y las personas no pueden seguir actuando de la forma que lo han estado haciendo, por lo tanto está presente la invitación para todos, no solamente los líderes políticos, los reguladores y las empresas para participar y tener una conciencia más real de los temas ambientales y sociales.

El Mercado de Capitales es la meta

El mercado de capitales está impulsando hoy día la transformación de muchos sectores que se están adaptando rápidamente a este contexto. Y en Chile, particularmente, con muchas regulaciones e iniciativas. Cuando se habla de inversión responsable esto está orientado principalmente a los asuntos ASG (como por ejemplo el cambio climático, la gestión de residuos, los derechos humanos, las condiciones laborales, la corrupción, etc).  Existen muchas evidencias que invertir en el mediano y largo plazo en empresas con prácticas ASG es más rentable que invertir en una empresa tradicional.

En este escenario, se están generando nuevos puestos de trabajo en empresas que cuentan con respaldo de prácticas de responsabilidad social y de desarrollo sostenible o gestión ASG. Para ello se están emitiendo una cantidad importante de bonos verdes, de cambio climático y bonos sociales, con inversiones en transporte y en la energía en países desarrollados.

En Latinoamérica, particularmente en el caso de Chile, también el Estado ha emitido estos bonos sostenibles, siendo un referente a nivel mundial, donde además instituciones financieras  también han entregado diversos tipos de bonos para aquellas empresas que necesitan hacer la inversión en programas e iniciativas ambientales y/o sociales de alto impacto. Este mercado de capitales se está moviendo a través de la futura ley de cambio climático y toda la estrategia de descarbonización, sus compromisos vinculantes y su contribución determinada.

Es importante destacar el rol que ha jugado el ministerio de Hacienda en finanzas sostenibles, y su logro respecto al acuerdo verde entre varias Instituciones del Estado. Para ello se cuenta con una mesa público-privada de finanzas verdes impulsada por dicho ministerio, convocando a todo el ecosistema del mercado de capitales chileno.  Del mismo modo, es destacable lo que está haciendo la Bolsa de Valores de Santiago, desde su adhesión en el 2014 a la iniciativa a nivel global. Desde entonces  ha impulsado el tema de sostenibilidad, con el apoyo y la difusión de dichas buenas prácticas, generando guías para apoyar la elaboración de reportes y de inversión responsable para para toda la institución y empresas relacionadas con la inversión.

No olvidemos la regulación

En importante destacar que Chile avanza en la regulación a pasos acelerados en estos tiempos. Es el caso de la norma para las administradoras de fondos de pensiones (AFP), que a partir de Mayo ya empieza a ejecutarse y que tiene que ver con la responsabilidad para los directorios de las AFP, sobre todo para el fondo de pensiones para documentar cómo se consideran los riesgos climáticos y aspectos asociados a los factores ASG. Es decir, que se debe alinear con la mirada de inversión responsable y deberá contar dentro de su portafolio de inversión para emisores con buenas prácticas ASG.

Es interesante además ver que el Comité del Mercado Financiero (CMF) está impulsando la Norma Nº 386, que en el fondo va a ser una obligación, que no solamente va a exigir la memoria financiera, sino que también la información de responsabilidad social y desarrollo sostenible, por lo tanto esto llegó para quedarse y donde las empresas no verán la reportabilidad en estos temas como algo voluntario, sino que van a tener que transparentar su información ASG para los distintos agentes del ecosistema.

Aprovechar el ‘momentum’ para la Divulgación

¿Cómo asegurar la transición exitosa ante estos escenarios? La elaboración del Reporte de Sostenibilidad es el objeto del próximo Curso de Elaboración de Reportes de Sostenibilidad de CapacitaRSE, 100% Online, con cobertura a los GRI Standards, SASB y más.

Comments

comments

Pin It on Pinterest

Share This
× ¿Cómo podemos ayudarte?